16.3.09

Xperimenta 09
Descubrimiento, continuidad, transformación.
Por Claudio Caldini





El Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona celebró la 2ª edición de Xperimenta, Miradas Contemporáneas al Cine Experimental.

Me entusiasmaba reencontrarme con Lisl Ponger. Habíamos compartido el jurado de la 2ª Semana de Cine Experimental de Madrid en 1992, cuando fue premiada Piece Touchée de Martin Arnold. ¿Qué hiciste todos estos años? Trabajé como curador en el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires, respondí. -What a shame! Lisl, fotógrafa y autora de una extensa filmografía personal rodada en super 8, transforma el registro de viajes en observación política. Fantasmas de la Viena extranjera (ampliada a 35 mm y estrenada en Buenos Aires en la Sala Leopoldo Lugones en marzo de 2006) es un diario de visitas a las diversas comunidades residentes en Viena, explicado por su propio comentario en off, que las ordena en categorías visuales, técnicas o antropológicas.

La lectura inaugural estuvo a cargo de Yann Beauvais, cineasta, ensayista, fundador de la distribuidora Light Cone y programador de Scratch Projection, encuentro semanal de cine experimental en París. Beauvais presentó un avance de 10 minutos del film brasileño Hitler 3° Mundo, realizado en 1969 durante la dictadura por el escritor y artista José Agrippino de Paula. Destacó el valor de la investigación permanente e interrogó: ¿Podemos continuar haciendo y exhibiendo el mismo tipo de trabajos que pertenecen a una época pasada, a ciertos tipos de condiciones políticas, sociales y estéticas? ¿Podemos sostener la misma vieja fascinación por una obra de arte tal como era en una época anterior? ¿Podemos perpetuar aún esta forma fílmica como duplicación (reproducción) de la Gran Obra de acuerdo a normas canónicas? ¿Podemos todavía desplegar la misma vieja historia que excluye y protege más que comparte?

“Nunca pienso que soy mujer mientras trabajo” dijo Gunvor Nelson durante la primera mesa redonda, “Mujeres y cine experimental” y mostró uno de sus últimos videos, estructural y estroboscópico, que eligió por ser “vigoroso”, apartado de la supuesta mirada femenina.
Abigail Child señaló las paradojas del caso: en el mundo occidental ya no son necesarias las manifestaciones por los derechos de la mujer, no por eso deben dejar de renovarse. Su Cake and Steak es un montaje crítico y alegre de home-movies centrado en la observación de costumbres de la familia nuclear norteamericana, especialmente en la educación de las muchachas. María Morata, curadora española residente en Berlín y moderadora de la mesa, reconoció que al preparar un programa exclusivo de films realizados por mujeres se vio obligada a incluir títulos que no le parecían del todo buenos. Laida Lerxundi presentó Footnotes to a House of Love, un film levemente narrativo, donde la cámara permanece descentrada frente al sujeto de la acción erótica.




El californiano Craig Baldwin estrenó en España el largometraje en video Mock up on Mu, más cercano a algunas fórmulas del humor en televisión que al cine de found footage, pastiche de pastiches clase b con diálogos añadidos para simular una farsa sobre la militarización del espacio y el poder del movimiento New Age. A los pocos minutos alcanza la saturación, mientras el texto se esfuerza en ironizar sobre imágenes originariamente ridículas. Coincidimos con Baldwin durante el desayuno. “Lo mío es street-art”, me dijo, demasiado regional. Le confesé mi temor a que encontrara new age a mis films. Imaginando la posibilidad de una charla incompatible entre Baldwin y Tscherkassky desistí de la siguiente reunión, “Encuentro de cine apropiado” y fui a caminar por el Barrio Gótico.

A las 18 llegué a la segunda sesión de proyecciones acompañado por el escritor argentino Andrés Ehrenhaus, autor del desopilante Tratar a Fang Lo. La proyección comenzó con tres de mis films acabados en video: Lux Taal y las anteriores Consecuencia y Heliografía. Siguió Phantom Fremdes Wien, de Lisl Ponger para terminar con el trabajo más esperado de las jornadas, Instructions for a Light and Sound Machine del campeón de los pesos pesados Peter Tscherkassky. La maniobra de los programadores fue acertada, ya que le siguió la mesa redonda “Lineas de creación” integrada por los tres realizadores de la función previa y moderada por Esperanza Collado, artista multidisciplinar y curadora residente en Dublín, autora de una extensa tesis sobre Paracinema, es decir, los modos de presentación derivados del cinematógrafo que no son exactamente proyección de un film. Collado redactó un cuestionario sobre influencias, procedimientos, procesos creativos y relaciones entre imagen y sonido. Tscherkassky representa la máxima profesionalización alcanzada por un cineasta experimental. No vacila en considerar al formato 35mm y al blanco y negro como la única cinematografía real; su trilogía en cinemascope y su más reciente Instructions… son piezas maestras cinemáticas que hacen estallar la forma de secciones aisladas de una cinematografía industrial menor. A partir de la diégesis residual, “el héroe encuentra las condiciones de su propia existencia como sombra fílmica… Instructions...es un intento de transformar un spaghetti western en una tragedia griega”, Tscherkassky transporta imagen, texto y materia fílmica en sombras concretas que esparce sobre la superficie de la pantalla ancha y recompone la banda sonora reimprimiéndola con las mismas herramientas utilizadas para tratar la imagen. Por momentos, la pista óptica invade el fotograma y viceversa.

Lisl, la más racional de los artistas presentes en Xperimenta, respondió “me interesan los contenidos” aunque sus obras presentan también un acabado formal impecable y una superficie estética serena. “Pasó mucho tiempo entre la filmación (1991/92) y la edición (2004), fue como encontrar metraje de mi propia producción”. Abigail Child preguntó por qué llamaba extranjeros a la gente retratada en el film. El cineasta brasileño Edu Ioshpe comparó su trabajo con el de Alain Resnais.

“Me interesan las señales”: Bruce Mc Clure preguntó por el significado del lenguaje de gestos utilizado en Lux Taal. Es un fragmento de Chuang-Tzu expuesto en el idioma de los sordomudos, y cité: “Los bienes y los males se tocan en su corazón y producen grandes fuegos. En esos fuegos se quema la armonía de las multitudes. La calma nocturna no es capaz de apagar esos incendios”. La traducción es del sinólogo Carmelo Elorduy. Simpatiquísima y conciliadora, Abigail Child elogió el equilibrio del programa, donde estaban representados el cine lírico de los ‘60, la militancia política de los ‘70 y el nuevo estructuralismo de los ‘80... Peter Tscherkassky encontró discutible la clasificación y a partir de allí la mesa tomó un aire de torneo; mi posición (parcial) fue el cine es un arte de camarógrafo y la imagen como epifanía; cuando se habló del formato óptimo de 35mm (al menos en la exhibición) mencionar la internet provocó el enojo a índice levantado de Tscherkassky: “alguien subió mis películas a YouTube, y la gente se pasa discutiéndolas en la red a partir de esas copias”. La mesa se extendió por dos horas a sala llena. -That was a lot of fun, dijo Lisl.


True to Life de Gunvor Nelson fue otro de los puntos altos de la muestra. Una cámara digital se acerca a flores y plantas iluminadas intensamente tocándolas con las lentes close/up mientras escuchamos el sonido amplificado de hojas y pétalos rozando el micrófono. El tiempo se detuvo durante 30 minutos de cromatismo y transparencia.





You are in Europe!” con su acento francés Yann Beauvais encaró a los integrantes de la mesa redonda ”Re-escrituras de la historia del cine experimental”, que presentaban discursos centrados en las dificultades locales de Canadá, Suecia e Inglaterra. “Debemos hacer algo para que este encuentro no se transforme en una tediosa exposición académica, en materia muerta museológica… no tengo la solución, continuar comunicados a través de un blog sería lo elemental”. La domesticación del cine experimental tiene su principal agente en los curadores que repiten una y otra vez los mismos programas con las mismas películas mientras dejan sin explorar la escena actual. Fue un reclamo compartido. John Sundholm afirmaba que en Estocolmo no hubo un registro de la historia del cine experimental sueco, tal vez desconociendo el trabajo de Louise O’Connor, de la Stockholm Universitet y su muestra Swedish Avant Garde Film en el Anthology Film Archives de NY. Una historia que comienza con Viking Eggeling, nada menos. El investigador canadiense Michael Zyrd expuso la preocupación de todos por la supervivencia del medio fílmico e invitó a sumarse a la encuesta pública de http://www.experimentalcongress.org

Yann Beauvais adoptó decididamente la tecnología digital. Presentó tres breves videos diferentes entre sí, Sans Titre Beijing, registro de las acciones del ejército chino limpiando la nieve de la Plaza de Tiananmen; Hezraelah, texto de 45 segundos a la manera de los Lettristes, interpelación sobre el bombardeo israelí a Beirut y Affection exonérante, una abstracción filmada con un teléfono celular donde barras horizontales de feedback modulan continuamente el contorno de un círculo.

Esperanza Collado presentó Blood of M., un trabajo basado en metraje de un film familiar, modificado por intermitencia lumínica y cromática mientras un texto cruza la imagen interrogando sobre la duración de la infancia y el tiempo de la representación.

La proyección defectuosa de la conmovedora Last Lost de Eve Heller no disminuyó la apreciación del público, que le brindó un cálido aplauso. Reescritura en forma de parábola sobre el fin de la infancia de un metraje encontrado sobre las aventuras de un chimpancé en el parque de diversiones de Coney Island, NY.

Para terminar la 4ª sesión de proyecciones, Duncan Reekie leyó un texto a modo de performance, como banda sonora de su video deliberadamente kitsch, manifiesto que culminó con un sonoro "fuck-off avant-garde" dedicado a los grandes gestos conservadores del arte contemporáneo.

El inglés fue el idioma internacional de la muestra y Alberte Pagan, moderador de la mesa redonda “Activismo y compromiso político” declaró que hablaría en castellano, aunque hubiese preferido hacerlo en gallego o en catalán. Nuevamente intervino Lisl Ponger: “cuando se habla de política, prefiero tratar otros temas y salir del ámbito reducido del cine experimental”. Se recordó que el proyecto de llevar el cine de vanguardia a las clases trabajadoras fue un fracaso histórico. Duncan Reekie defendió la situación del cine amateur como fuente, acción y documento. Craig Baldwin amenazaba con ocupar todo el tiempo disponible con su exposición preliminar cuando Lisl lo increpó: "you are not alone", por lo que decidió hacer silencio y demorar la proyección de su metraje documental de una manifestación antibélica enfrentando el control policial durante la era Bush y sobre una marcha de ciclistas ingresando a una autopista en protesta contra las restricciones de circulación.




El cierre de las jornadas fue la performance de Bruce Mc Clure This Living Hand, Incandescent Machine Age Noise. Mc Clure opera su sistema compuesto por tres proyectores de 16mm modificados para procesar en tiempo real señales visuales y sonido óptico. El resultado fue una experiencia absoluta; no hubo otra imagen que la silueta de un pelicano en vuelo, en negativo, evocando la poesía críptica de las secuencias cronofotográficas del siglo XIX. Continuó luego la proyección en vacío de loops intermitentes, sin color. Mc Clure modifica los parámetros del sistema, zooms, foco, encuadre, cambia plantillas o filtros, reduce o aumenta las velocidades y las intensidades, procesa y amplifica el audio con pedales de efectos para guitarra eléctrica (delay, distorsión, ecualizador). El sistema tiene un enorme potencial. Fue un cierre brillante y un lavado frankesteiniano del cerebro.

Durante la comida de despedida conversé con Antonio Weinrichter, autor de un ensayo sobre cine de found footage. ¿Debe llamarse no-ficción al cine experimental? Pese al momento difícil, Tscherkassky se despidió con amigables dedos en V. Prometimos encontrarnos nuevamente con Lisl Ponger dentro de 10 años. Las conexiones fuera de programa también fueron estupendas: intercambio de materiales con Dimitry Lurie de Dodo film, de Rusia, con Lucas, nieto de Letícia Parente, primera videoartista de Brasil... Edu Ioshpe del Festival do Livre Olhar... la cineasta argentina Daniela Cugliandolo…

Gracias a la cordial recepción de Miguel Fernandez Labayen, Antoni Pinent y a la atención a los detalles de la encantadora Maria Mallol, Xcèntric, La Bienal Xperimenta y el CCCB ya están incorporados al circuito mundial del cine experimental.



4 Comments:

Anonymous Julio F said...

Muy buena cronica. Un pantallazo fugaz de como debe haber sido estar ahi. Saludos

4:45 p. m.  
Blogger claudio caldini said...

Gracias Julio, saludos.

12:36 p. m.  
Blogger DDLM's. said...

mitos cinematográficos, de aquí y de allá, de más para allá: la tragedia western del spaghetti griego; mitos caen, mitos nacen.

qué sería del cine sin el mito, sin la leyenda, sin el personaje, sin la figura, sin la saliva de cada imagen?

5:28 p. m.  
Blogger claudio caldini said...

el cine sobrevive perfectamente sin el mito, el cine experimental lo demuestra. A Tscherkassky le interesa el aspecto material, formal y concreto de la imagen cinematográfica, el mito del héroe allí es una referencia remota. Aunque hoy lo mítico tal vez sea la figura de cineasta y las propias tecnologías, entonces el esfuerzo por descifrarlas queda plenamente justificado.

3:39 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home